jueves, 2 de febrero de 2012

Itálica

Dicen que una imagen vale más que mil palabras y la verdad es que con esta foto cruzando la meta en el cross de Itálica lo resume perfectamente.
 


Fue mi segunda participación en este cross con fama internacional en la categoría popular. La sensación de correr y pisar la misma tierra que los grandes maestros en este mundo es todo un orgullo.

Este año era especial, se celebraba la XXX edición y los 3 euros de la inscripción iban íntegramente dirigidos a UNICEF. Así que fue un placer contribuir por la causa.

La carrera fué un monólogo de barro y agua, me recordaba a esa edición en la que el gran "Gebre" vino a Itálica y también cayó la monumental. Fue muy emocionante correr junto al anfiteatro romano y poder contemplar esas columnas y esos mosaicos que contempló en su día el emperador Adriano.

La carrera rozó la épica, con la lluvia y el viento pegándote en la cara y esa pesadez en las piernas cuando subíamos las cuestas y saltábamos los charcos.

En definitiva fue una mañana para disfrutar y recordar.


1 comentario:

  1. Tiene que estar genial correr por donde lo hacen los grandes. Seguro que disfrutaste

    ResponderEliminar